RECOMENDACIONES PARA LA CUARENTENA

1. Acepta tus emociones como algo normal. Es lógico que sientas miedo, ansiedad, agobio, impotencia, rabia, nerviosismo, tristeza… y todas ellas son lícitas y acorde con la situación. Trata de no bloquearte en ninguna de ellas. Siéntelas, exprésalas, deja que pasen y continúa con tu vida

2. Planifica lo que vas a hacer cada día cuando te levantes. Puedes escribirlo y ponerlo en tu tablón y cumplirlo. Marca un tiempo tiempo para trabajar, para ver tv, para jugar, hacer ejercicio, cocinar, etc.

3. Piensa en ti como un valor para los demás y la sociedad. Y determina qué puedes aportar a los demás, a la Comunidad, sé generos@ y ofrece lo mejor de ti a los tuyos y a los demás.

4. Saca a flote tu creatividad. Diseña actividades como juegos, creación artística, cocina, etc. Te sorprenderán los recursos que vas a descubrir en ti.

5. Racionaliza lo que está pasando. No te dejes llevar por emociones o por impulsos. Valora la información (fiable) que posees y crea tu propio escenario realista de la situación. No te sobre-informes ni atiendas a publicaciones apocalípticas.

6. Saca aspectos constructivos de todo lo que estás viviendo: tu propio crecimiento como persona, valores que no habías descubierto en ti, qué nos puede enseñar esta insólita situación como individuos y como sociedad. Revisa tu escala de valores.

7. Siente la conexión con muchas personas que están pasando por lo mismo que tú, y que también sienten miedo, incertidumbre, ansiedad…Estamos juntos en esta crisis, aunque no podamos tocarnos o vernos.

8. Reprime todo lo que puedas el impulso de quejarte . Tanto si estás solo como si vives con más personas, esa actitud negativa solo te va a conducir a encontrarte un poco peor. Cuando te descubras lamentándote por algo, cambia la queja por algo constructivo, que mejore tu vida y la de tu familia o vecinos.

9. Vive el DÍA A DÍA. Céntrate en el momento presente y no pienses en lo que va a ocurrir porque no lo podemos saber. Para facilitarlo, practica ejercicios de atención plena en cualquier actividad que hagas. La meditación también puede ayudarte.

10. Antes de dormir, lleva a cabo alguna técnica de relajación muscular, terminando con algún pensamiento positivo, de gratitud por estar en una cama o de esperanza de que cuando nos levantemos por la mañana, estaremos más cerca del final. LA CALMA LLEGARÁ AL FIN.